Día cinco

Mapa: por la ría desde Getxo hacia Bilbao  +++ Duración: 3 horas +++ Tipo de recorrido: en piragua 😉


Para ver de cerca lo que ha sido durante muchas décadas el corazón industrial y económico de Bilbao navegaremos el río Nervión, que como dice el nombre, ha representado el centro neurálgico de la ciudad y de todos los pueblos que encontraremos a su alrededor.
Desde el puerto deportivo de Getxo empezaremos nuestro recorrido en piragua, saliendo desde el barrio de Neguri, cuyo significado en euskera es la fusión de dos palabras – Negu (invierno) y uri (casa), Neguko hiri, o sea la ciudad de invierno diseñada para la burguesía vasca. Ésta es, junto con algunos barrios de Donosti-San Sebastian, la zona más rica de Euskadi y representa junto con otros pueblos que se encuentran a este lado de la Ría, lo que se suele llamar “margen derecha”, en contraste con la “margen izquierda” obrera y más humilde.

El primer pueblo que encontramos subiendo la Ría es Santurtzi, pueblo pesquero y uno de los centros más importantes de la margen izquierda que mantiene todavía intactas sus tradiciones y espíritu de la época de los ’60/’80. Desde su estación de trenes, durante dos décadas desde finales de los años 60, salían los trenes repletos de trabajadores que iban a trabajar a los Altos Hornos y como astilleros en las cercanas industrias navales, que encontraremos más adelante.
Después de pasar por debajo del famoso Puente Colgante en Portugalete, símbolo de la ingeniera vasca del siglo XIX, y por el mismo pueblo de Portugalete encontraremos a la derecha los Altos Hornos donde todavía podemos apreciar la majestuosidad de alguno de los grandes barcos que están en fase de construcción.  Para que nos ubiquemos, este es el punto en el mapa. Habría que imaginar miles y miles de trabajadores que todos los días bajaban por las empinadas calles de la Iberia de Sestao, o llegaban en tren, para  trabajar como astilleros en la industria la Naval y en la industria de reciclaje (que se suele llamar «de la chatarra«). Sus decenas de grúas se mueven al unísono con movimientos tan impresionantes que parece un baile.

Continuamos subiendo por la Ría y, siempre a mano derecha, encontraremos algunos de los cargaderos que existían en aquel momento para cargar y descargar el material desde los grandes barcos que navegaban en aquel entonces por el Nervión. Lamentablemente quedan unos pocos, entre los cuales está el mejor conservado, llamado de la “Cia. Franco-Belga”. Seguimos y pasamos por debajo de otra obra maestra de la ingeniería: el puente de Rontegi, el único que junto al Puente Colgante – aunque con una estructura completamente diferente y nada comparable – permite cruzar la Ría de un lado a otro. Es una obra excepcional por su altura y por su estructura.
Desde lejos ya empezamos a ver la silueta del barrio de Zorrotzaurre. Cogemos entonces el primer desvío a mano izquierda, donde encontraremos lo que fue la Panadería, la fábrica de pan y de harina para toda la ciudad de Bilbao y de sus alrededores. Actualmente está en un estado lamentable y aunque ha sido declarado patrimonio artístico y cultural, necesita cuanto antes una reforma.
Queda poco para llegar a nuestro destino, pero mientras tanto podemos ver a nuestra derecha los edificios que fueron el alma de la Bilbao industrial. La verdad es que quedan ya pocos y muchos están destruidos, pero todavía se respira lo que hubiera podido ser esta zona.
Llegamos finalmente al Museo Marítimo de Bilbao, no sin antes echar un vistazo a San Mamés, recién reformado y considerado como el mejor estadio de Europa en el 2017, ligado desde siempre al equipo de fútbol del Athletic, una auténtica institución incluso para quién no esté interesado en este deporte. Entre las historias que se puede contar de este mítico equipo, la de «Alirón» es la más curiosa y divertida.

«Para ello, tenemos que viajar en el tiempo hasta la década de los setenta del siglo XIX y adentrarnos en la localidad vizcaína de Muskiz. El contexto histórico que mueve a la época es el final de la tercera guerra carlista…» continua en MiAthletic.com donde podéis encontrar más curiosidades.