Día uno

Mapa: http://bit.ly/2xGNomp  +++ Duración: Todo el día +++ Tipo de recorrido: A pie.


Qué mejor manera para hacerse una idea de la ciudad (y de sus entornos) que subir a una de las terrazas naturales más conocida y de fácil acceso, como es la de Artxanda.
Subiremos utilizando el Funicular que lleva el mismo nombre y nos dirigemos por el Campo de Volantín entrando en una de las callejuelas que hay a mano derecha. Nos encontraremos con este característico transporte publico bilbaíno de color rojo (hay varios distribuidos por la ciudad y los pueblos cercanos) , construido en 1915 y  reformado después del bombardeo durante la Guerra Civil.  Para los más curiosos aquí podéis encontrar más información sobre su historia.

Volveremos al centro de la ciudad pasando al lado de la ría y cruzando el Arenal, los jardines donde, entre otras cosas, se celebra a finales de agosto la famosa y multitudinaria fiesta de la Semana Grande – llamada Aste Nagusia en Euskera. Llegaremos entonces al Teatro Arriaga, uno de los testigos de la que fue la época de mayor esplendor de la ciudad. Aquí más detalles para poder organizar una visita en su interior. El Teatro ha sido desde siempre la puerta de entrada del Casco Viejo, donde nos dirigimos ahora a través de la Calle Bidebarrieta.

El Casco Viejo ha representado siempre el centro comercial y económico de Bilbao y pasear por sus conocidas “Siete Calles” es como sumergirse en otra época. Nos encontraremos además con la Catedral cuyo interior, así como la fachada y las tres puertas esconden muchas historias que contar.

Dejamos la catedral y vamos paseando hasta llegar al mercado de la Ribera y de nuevo a la ría. A lado del mercado encontramos la iglesia de San Antón y cruzando el puente llegaremos al Muelle de Marzana, que se encuentra en el barrio Viejo (o llamado también Bilbao la Vieja).  En los últimos años esta zona ha sufrido muchos cambios, siendo reformada y mejorada hasta darle un aspecto más bohemio y llevándolo a ser uno de los lugares con más vida nocturna y poteos (ir de bar en bar tomando algo) de la ciudad. En la sección «Gastronomía» encontréis algún que otro consejo para  comer o tomar algo por la noche.

Cruzando de nuevo la ría y el Casco Viejo acabamos el recorrido de nuestro primer día en la Plaza Unamuno, donde destaca la escenográfica escalera para subir el Parque Etxebarria (¡cuidado que hay muchos peldaños para llegar arriba!) y el museo de la historia vasca, justo encima de la entrada del metro.